Carta abierta a la música: Ya no importas como antes.

Carta abierta a la música: Ya no importas como antes.

Querida música…

Lamento tener que decirte que no, ya no importas como antes. Tu esencia, esa que te movía antaño, es actualmente un vago recuerdo de tiempos mejores. El panorama se ha llenado de devoradores de ego, de artistas que vagan errantes vendiendo tu alma a cambio de lo trendy, lo cool, de un puñado de views. Lejos quedaron aquellas épocas en las que la prioridad eras tú. Cuando te mimaban, cuando el único objetivo era mover sentimientos. Hoy muchos te manipulan a su antojo con la mirada puesta en las masas, con el ansia de hacerse notar. Y tan obsesionados andan algunos contabilizando los ´likes´ de sus creaciones que se les olvida la verdadera razón de tu existencia, que no encuentran tiempo para crear notas musicales de esas que atraviesan almas, de las que dan sentido a todo.

El idilio que tenías con público y artistas ha pasado de la pasión y entrega de un romance maduro a lo efímero y descorazonado de un amor de burdel. La indiferencia de la rutina te ha situado en un segundo plano, te está matando.

Vive rápido porque te están condenando a morir joven en la más absoluta indiferencia. Los nacimientos de canciones son a día de hoy crónicas de muertes anunciadas, partos prematuros de esos quimage1e dejan ínfimas posibilidades de supervivencia. Y tan acostumbrados están muchos a verte sangrar a diario que ya ni se inmutan. Te están haciendo vivir como si no tuvieras mañana y, ante una vida tan corta, pocos están dispuestos a dejarse el alma, ¿quién puede dejarse el alma?.

Te falta corazón. Si, ese que entre todos nos hemos encargado de arrancarte. Ese que te hacía eterna ante el resto de los mortales. Pocos artistas se acuerdan ya del motor de tu existencia y nosotros, como público, estamos tragando. Y entre unos y otros estamos matándote poco a poco, matándonos a nosotros mismos. Porque sin música de esa que se cuida a conciencia nuestra existencia vaga mucho más vacía.

Amiga música, hoy los héroes no son aquellos que se mantienen vivos gracias a ti sino esos otros que te mantienen viva, aunque eso implique tener que vivir de otra cosa. Y es en esos valientes en los que tengo depositada la mayor de mis esperanzas para no verme abocada a escribirte una carta más desde el infierno. Son esos titanes los que tienen en sus manos el poder de hacer frente a aquellos que están matando el juego, los que conservan el privilegio de mantenerte con vida.

Aguanta el chaparrón amiga, aguanta… que aún hay fe.

Julia Álvarez.-

 

 

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*